Noveno informe general sobre la realidad juvenil española publicado por la Fundación SM

Jóvenes españoles 2021

Autores: Juan María GonzálezAnleo, Ignacio Megías, Juan Carlos Ballesteros, Ariana Pérez y Elena Rodríguez.   

*El enlace se abrirá en una pestaña nueva de tu navegador

La presente investigación analiza de manera exhaustiva la realidad de las personas jóvenes en España, en un contexto marcado por las consecuencias de la pandemia provocada por la COVID-19. Como elemento identificativo de todos los estudios de juventud elaborados por la Fundación SM, recoge, cuando es posible, un análisis longitudinal partiendo de los datos acumulados de una experiencia de investigación de más de treinta años. 

Este informe incorpora a las líneas clásicas de análisis de la Fundación SM (valores, integración política y social, cultura y ocio), nuevos temas que se están posicionando en el centro de los principales intereses y preocupaciones del colectivo joven y de los profesionales que trabajan a su lado (perspectivas de futuro sobre la formación y el empleo, actitudes con respecto a la igualdad de género, diversidad o impacto de la tecnología en las relaciones y hábitos de consumo de la información). 

La salud, la familia y la educación continúan siendo para los jóvenes españoles de 2021 las cuestiones más importantes en sus vidas. Al tiempo que muestran un alto compromiso con la igualdad de género, la protección del medioambiente y la justicia social.  

La juventud española reconoce de manera unánime el valor de la educación y la importancia de los centros educativos como núcleos de transmisión de valores y conocimiento. La gran mayoría considera que el centro en el que han estudiado les ha aportado muchas cosas. En especial, educación en valores (el 68% dice que bastante o mucho), conocimientos útiles (66%) y aprendizaje para convivir democráticamente (61%). 

El interés de los jóvenes por la política continúa en aumento. En 2005, solo el 18% estaba de acuerdo con la afirmación «participando en política puedo contribuir a cambiar la sociedad«; actualmente, este porcentaje alcanza al 62% de los jóvenes. Internet también ha posibilitado un incremento muy relevante en la participación política de los jóvenes: el 39% muestra un patrón de alta implicación en el activismo online. Sin embargo, continúa la desconfianza hacia las instituciones y la política formal.  

Se muestran relativamente optimistas con respecto a su futuro, pero siguen visualizando un escenario problemático. El 49% cree que tendrá muchas dificultades para trabajar en lo que les guste, y casi en la misma proporción (48%) para conseguir una vivienda adecuada. Más de la mitad de los jóvenes (52%) cree que es muy probable que deban emigrar para mejorar su calidad de vida.