Juventud y desigualdades. Los dos Méxicos

“Las desigualdades en el acceso a la educación y a las oportunidades económicas hacen que haya dos Méxicos. Uno en donde hay jóvenes conectados e iguales, en el sentido de accesos; y otro de jóvenes desconectados, desiguales y precarizados”.  

Con esta conclusión de la doctora Rossana Reguillo Cruz, el diario digital sinembargo.mx inicia una serie en cuatro entregas donde se analizará la realidad que enfrentan 30,6 millones de jóvenes en México, incidiendo en la brecha de carencias y oportunidades que deslava el futuro de muchos jóvenes y con ello el potencial de un gran país.  

 Las barreras de acceso a la educación se evidencian en que sólo el 32,9% de la población joven cuenta con educación escolar, según datos del Inegi que refiere este medio. Mientras que sólo el 17% de los mexicanos entre los 25 y los 65 años habría logrado terminar una carrera universitaria.  

Las cifras anteriores sitúan al menos a dos terceras partes de la población joven sin la suficiente preparación para enfrentarse al mercado laboral. Lo que se relaciona según el análisis de sinembargo.mx con las desigualdades económicas.  

Los datos de la Organización Internacional del Trabajo referidos, estiman que casi la mitad de los jóvenes mexicanos de entre 15 y 29 años son vulnerables a enfrentar dificultades para acceder a un trabajo “decente” que incluya la posibilidad de un buen salario y seguridad social. La falta de acceso a oportunidades se agrava para los sectores más vulnerables de la población como es el caso de las mujeres y los indígenas. 

Los expertos en juventud consultados para la elaboración del artículo coinciden en destacar que la retirada del estado de su función social, así como el abandono que está realizando con respecto a las juventudes, hace que aparezcan en escena otros actores y circunstancias que los arropan, “reemplazando a la sociedad y al Estado como modelo identificatorio”. Es decir, el crimen organizado y la economía informal, según el doctor Alfredo Nateras Domínguez.  

El artículo finaliza con una reflexión en torno a las violencias juveniles que en buena parte de los casos se relacionan con la crisis social y el desencanto de los jóvenes hacia el Estado.  

Consulte AQUÍ el artículo completo.  

Fuente: